2 diciembre, 2023

El convenio del Júcar-Vinalopó trasvasará más de 278 hm3 en la próxima década y beneficiará a 20.000 regantes

Morán destaca que este “acuerdo histórico” permitirá alcanzar la “paz del agua” y la protección de los acuíferos

El convenio que regulará durante diez años las condiciones de la nueva conducción Júcar-Vinalopó, a partir de la toma ubicada en el azud de la Marquesa en Cullera (Valencia), permitirá el trasvase de más de 278 hectómetros cúbicos de agua y beneficiará a más de 20.000 regantes.

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar, O.A., (CHJ), Miguel Polo, el presidente de la sociedad estatal Acuamed, Francisco Baratech, y el presidente de la Junta Central de Usuarios del Vinalopó-Alacantí y Consorcio de Aguas de la Marina Baja (JCUVA-CMA), Ángel Urbina, han firmado este martes en el Teatro Wagner de Aspe (Alicante) este “acuerdo histórico”, que permitirá garantizar el agua de riego para la agricultura de la zona, al sustituir parte de las extracciones de agua subterránea por sobrantes del Júcar.

Morán destaca que este “acuerdo histórico” permitirá alcanzar la “paz del agua” y la protección de los acuíferos

A su vez, esto posibilitará la recuperación del buen estado de las masas de agua de los acuíferos sobreexplotados de toda la zona del Vinalopó y garantizará el abastecimiento de las poblaciones del interior de la provincia de Alicante. Todo ello, de acuerdo con el Plan Hidrológico de la Demarcación vigente.

El acto de firma ha sido presidido por el secretario de Estado de Medio Ambiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), Hugo Morán, y también han asistido la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Pilar Bernabé, y el director general del Agua del MITECO, Teodoro Estrela, según ha informado este departamento en un comunicado.

Morán ha puesto en valor el convenio, que se ha alcanzado con “mucho diálogo y un trabajo intenso” por parte del Gobierno y las comunidades de regantes para “alcanzar la paz del agua” a través de un “acuerdo histórico que garantizará el agua durante los próximos diez años”.

Asimismo, ha apuntado que pone de manifiesto el “compromiso” del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico para “lograr la recuperación de las aguas subterráneas” y ha sostenido que supone “un antes y un después” en la protección de los acuíferos de la zona del Vinalopó.

“Permitirá reducir de forma significativa la extracción de este tipo de masas de agua y, así, resolver el problema relacionado con el mal estado cuantitativo de las mismas”, ha resaltado, al tiempo que ha subrayado el carácter ambiental del trasvase.

Asimismo, Morán ha incidido en la importancia de impulsar políticas e infraestructuras, como las relacionadas con los recursos no convencionales, que “permitirán proteger las aguas subterráneas y garantizar la seguridad hídrica en el futuro”.

El convenio prevé una senda de suministros que supone un trasvase de más de 278 hm3 para la próxima década, un volumen mínimo de suministro que se ha establecido teniendo en cuenta la previsible demanda de los usuarios finales, la capacidad técnica y de regulación de la infraestructura, la disponibilidad de caudales en el azud de la Marquesa, así como la capacidad técnica y de regulación del postrasvase, una infraestructura que depende de la Generalitat Valenciana.

PRECIO DE 24 CÉNTIMOS

De esta manera, el acuerdo definitivo establece inicialmente un precio de 24 céntimos por metro cúbico, aunque también se contempla la revisión de las tarifas, año a año, en función de lo cerca que se estime la consecución del equilibrio económico.

En consecuencia, está previsto que en 2027 entren en servicio varias plantas fotovoltaicas de alimentación proyectadas en las proximidades de las estaciones de bombeo del trasvase (Panser, Llanera y Moixent). Estas instalaciones permitirán “rebajar razonablemente los costes energéticos y compensar el exceso de los costes de los primeros años de explotación”.

Además, las obras de la transferencia cuentan con una excepción temporal y parcial al principio de recuperación de costes, de modo que los costes de los servicios relacionados con la gestión del agua de la transferencia, incluyendo los costes ambientales y del recurso, no se repercutirán en su totalidad sobre los usuarios finales, para que estos tengan la posibilidad de obtener recursos hídricos con un “coste razonable”.

FINALIDAD MEDIOAMBIENTAL

Por su parte, el presidente de la CHJ se ha mostrado “muy satisfecho” por firmar un acuerdo que beneficiará a más de 20.000 regantes y “asegurará el abastecimiento de varios municipios de toda la zona”, al tiempo que ha hecho hincapié en la finalidad medioambiental de este convenio.

“Recuperar el buen estado de las masas de agua subterránea de toda la zona del Vinalopó es el objetivo prioritario de este acuerdo. La puesta en marcha de la transferencia Júcar-Vinalopó marca el inicio del camino hacia el desarrollo sostenible y la consecución de los objetivos de la Directiva Marco del Agua”, ha afirmado.

Con anterioridad a la firma de este convenio, ya se habían realizado varios acuerdos puntuales para transferir recursos sobrantes del Júcar al Vinalopó, como el trasvase de 16,4 hm3 del Júcar hasta la cabecera del Vinalopó para asegurar la campaña de riego del pasado año hidrológico.

El acuerdo, firmado tras la autorización del Consejo de Ministros de hace unas semanas, garantiza el envío de agua durante los próximos 10 años “siempre que exista un plan de explotación que asegure la reducción de las extracciones de aguas subterráneas”.

Ángel Urbina ha destacado que el convenio permitirá que toda la zona del Vinalopó “se convierta en un ejemplo de gestión de las aguas en el Estado español”. No obstante, ha precisado que el agua que llega “no servirá para incrementar los regadíos, sino para equilibrar los niveles de los acuíferos”.

PÉREZ PIDE QUE SE EJECUTEN LAS OBRAS DEL POSTRASVASE

Por su parte, el presidente de la Diputación de Alicante, Toni Pérez, ha ensalzado en un comunicado la importancia de este acuerdo “por la garantía y la seguridad que ofrece en la consecución de agua a un precio más o menos razonable”. “Gracias a este convenio se garantizará, por fin y después de 25 años, agua para un plazo de diez años, aunque es verdad que menos que la comprometida en el Plan del Júcar-Vinalopó de 1998”, ha indicado.

En este sentido, ha manifestado que debía acompañar a los regantes, agricultores y productores de esta cuenca y ha pedido “tener en la memoria a todos los que han peleado durante tantísimos años para que lo que hoy se inicia sea una realidad”.

Asimismo, ha solicitado que se ejecuten las obras del postrasvase que permitan llevar el agua a las comunidades de regantes de la margen izquierda y ha puesto en valor la labor que desde la Diputación de Alicante se está realizando para mejorar el uso del agua en la provincia.

TRANSFERENCIA DE CAUDALES SOBRANTES

El Júcar-Vinalopó es una infraestructura declarada de interés general del Estado, que opera la sociedad estatal Acuamed. Su objetivo principal es la transferencia de caudales sobrantes desde el río Júcar, derivados desde el azud de la Marquesa en Cullera, hasta la cabecera de la cuenca del río Vinalopó, en las inmediaciones del municipio de Villena, para paliar la sobreexplotación de los acuíferos del Alto y Medio Vinalopó.

Tiene una longitud aproximada de 95 kilómetros, incluye dos túneles, cuatro estaciones de bombeo con un total de 45 MW de potencia instalada y tres balsas intermedias de regulación, con un volumen total de 300.000 m3 , entre otras. El presupuesto total de inversión ha superado los 335 millones de euros, de los que la Comisión Europea ha financiado 120.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: